¿Qué ocurre si no utilizo audífonos? Efectos de la deprivación auditiva

“¡Se va a quedar usted sordo!” escuché a una vendedora de audífonos decir una vez a un paciente que dudaba sobre si ponerse audífonos o no.  Dejando al margen la discusión sobre la agresividad comercial de esta afirmación, es cierto que la posibilidad de perder más audición se valora a la hora de decidir si utilizar audífonos o no. Los pacientes preguntan sobre ello y lo tienen en cuenta para tomar la decisión. Por su lado, los audiólogos intentan asesorar al paciente sobre los beneficios del uso de audífonos y los riesgos potenciales de no hacerlo.

Pero, ¿qué ocurre realmente si una persona con pérdida de audición no utiliza audífonos? ¿Realmente se acelera la progresión su pérdida auditiva? Si entendemos como progresión el empeoramiento de los umbrales auditivos, técnicamente la respuesta es no. Existen estudios que han mostrado que la progresión de la severidad de la hipoacusia no se acelera ni frena por el hecho de utilizar o no audífonos (Silman, S., Gelfand, S., & Silverman, C.A., 1984; Gelfand, S.A., Silman, S., Ross, L., 1987). Sin embargo, si nos fijamos en la capacidad del sistema auditivo para procesar el sonido, la deprivación auditiva (reducción total o parcial de estimulación auditiva) sí podría tener un efecto perjudicial.  Numerosos estudios han indicado que la deprivación auditiva podría provocar un empeoramiento de los porcentajes de reconocimiento verbal (Silman, et al. 1984; Gelfand, et al. 1987; Hurley, 1999). No obstante, estos estudios deben ser interpretados con cautela debido a la baja sensibilidad de la logoaudiometría para detectar cambios en la capacidad de reconocimiento verbal del paciente.

“Existen evidencias que indican que solo tres meses de deprivación auditiva bastarían para que se produjera una reorganización del córtex auditivo.”

En un estudio de 2009 sobre los efectos de la exposición al ruido, Kujawa y Silverman demostraron que se puede dañar el sistema auditivo mediante la exposición a ruido sin que se produzcan cambios en el audiograma, y que estos cambios pueden reducir, por ejemplo, la capacidad de reconocimiento verbal en ruido. ¿Podría la deprivación auditiva provocar un efecto similar? Numerosos estudios han demostrado que la falta de estimulación auditiva puede provocar reclutamiento de áreas del córtex auditivo por parte del córtex visual (e.g. Campbell and Sharma, 2016).

Este fenómeno, conocido como reorganización funcional, ha generado mucho interés por sus efectos en niños y adultos con hipoacusia profunda. Sin embargo, la reorganización funcional también puede ocurrir en adultos con hipoacusia leve y moderada. Campbell y Sharma (2014) estudiaron los efectos de la deprivación auditiva en adultos que no utilizaban audífonos y tenían umbrales auditivos que oscilaban entre hipoacusia leve y moderada. Todos los participantes mostraron evidencia de reorganización funcional, además de una correlación entre los efectos de la reorganización funcional y peores resultados de reconocimiento verbal en ruido.

Actualmente no está claro cuánto tiempo ha de transcurrir en humanos desde la aparición de la hipoacusia para que se produzca una reorganización funcional del córtex auditivo (Glick y Sharma, 2017), aunque existen evidencias que indican que solo tres meses de deprivación auditiva bastarían para que se produjera una reorganización del córtex auditivo (Campbell y Sharma, 2014).

En conclusión, los estudios publicados hasta la fecha no indican que los efectos de la deprivación auditiva provoquen un empeoramiento de los umbrales tonales. Sin embargo, déficits en la estimulación auditiva podrían provocar reorganización funcional donde las áreas auditivas son reclutadas por estímulos visuales y/o sensoriales, independientemente del grado de hipoacusia y de la edad del sujeto. Parece que este fenómeno sí empeora la función del sistema auditivo, especialmente la habilidad de reconocimiento verbal en silencio y en ruido.

Actualmente no existen en la práctica clínica indicadores que permitan predecir el resultado de la intervención audiológica en adultos sometidos a deprivación auditiva (Glick y Sharma, 2017). No obstante, la adaptación temprana de audífonos evitaría la deprivación auditiva y, por tanto, los efectos perjudiciales de que ésta tiene en la organización funcional del córtex auditivo.

Referencias

Campbell, J., Sharma, A., 2014. Cross-modal re-organization in adults with early stage hearing loss. PLoS One 9, e90594.

Campbell, J., Sharma, A., 2016. Visual cross-modal re-organization in children with cochlear implants. PLoS One 11, e0147793.

Dalzell, L.E., Merle, K.S., y Dalzell, S.M. 1992. Speech recognition decline for monaural hearing aid users: Aided versus unaided ears. Paper presented at the Meeting of the American Speech-Language- Hearing Association, San Antonio, TX.

Gelfand, S.A., Silman, S., Ross, L. 1987. Long-term effects of monaural, binaural, and no amplification in subjects with bilateral hearing loss. Scandinavian Audiology, 16, 201-207.

Glick, H., & Sharma, A. (2017). Cross-modal plasticity in developmental and age-related hearing loss: Clinical implications. Hearing Research,343, 191-201.

Hurley, R.M. (1999). Onset of auditory deprivation. Journal of the American Academy of Audiology, 10(10), 529-534.

Kujawa, S.G., Liberman, M.C., 2009. Adding insult to injury: cochlear nerve degeneration after “temporary” noise-induced hearing loss. J. Neuro- sci. 29, 14077-14085.

Palmer, C.V., Nelson, C.T., y Lindley, G.A. 1998. The functionally and physiologically adult auditory system. Journal of the Acoustical Society of America, 103(4), 1705-1721.

Sharma, A., Glick, H., Campbell, J., 2016. Cortical plasticity and reorganization in pediatric single-sided deafness pre-and postcochlear implantation: a case study. Otol. Neurotol. 37, e26-e34.

Silman, S., Gelfand, S., y Silverman, C.A. 1984. Late-onset auditory deprivation: Effects of monaural versus binaural hearing aids. Journal of the Acoustical Society of America, 76(5), 1357-1362.

3 Comments on “¿Qué ocurre si no utilizo audífonos? Efectos de la deprivación auditiva

  1. Si la falta de estímulos debido a la hipoacusia provoca que el cerebro se reorganice reduciendo los recursos dedicados al oido me pregunto si al volver a tener estímulos por la utilización de audífonos el cerebro no se vuelve a reorganizar devolviendo esos recursos al oído. ¿Hay estudios al respecto?

    Me gusta

    • Hola Ramona. Muchas gracias por tu comentario. Sí hay estudios al respecto especialmente en niños. En niños que nacen con sordera profunda y reciben un implante coclear es posible que la reorganización se elimine o se reduzca sustancialemnte aunque se han encontrado limitaciones en este aspecto. Si la implantación se realiza antes de los 3.5 años de edad, en los 6 meses posteriores al uso del implante los niños comienzan a mostrar resultados en las pruebas de potenciales auditivos corticales (indicadores de la reorganización) similares a los de los niños oyentes, y estos buenos resultados se ven reducidos especialmente después de los 7 años de edad. Esto se conoce como periodo crítico (p. ej., Sharma, Dorman, & Spahr, 2002). En adultos, hay reorganización incluso si la pérdida auitiva es de leve a moderada y parece que cuanto más pronto y más tiempo se usan los audífonos menor es la reorganización (p. ej., Ding et al., 2014), aunque esta es un área de estudio muy reciente. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: