¿Puede mi hijo con pérdida auditiva ser bilingüe?

Aunque cada vez tenemos más evidencia de que los niños con pérdida auditiva pueden aprender dos lenguas orales (e.g., Francis & Ho, 2003; Guiberson, 2014; McConkey Robbins, Green, & Waltzman, 2004; Teschendorf, Janeschik, Bagus, Lang, & Arweiler-Harbeck, 2011), todavía a día de hoy hay algunos profesionales que aconsejan a las familias, sin ningún tipo de evidencia científica, que solo hablen a sus hijos en la lengua mayoritaria (i.e., la lengua más utilizada en el lugar donde viven). Este consejo puede estar basado en distintos mitos o creencias. Un mito muy común en el área del bilingüismo es pensar que la exposición a dos lenguas retrasara la adquisición del lenguaje. Aunque hay algunos casos en la literatura que reportan que los niños bilingües pueden tardar más en hablar en la segunda lengua (“silent period,” e.g., Saville-Troike, 1988), lo cierto es que este proceso no es algo que les ocurra a todos los niños. Además, parece que los niños que crecen en entornos bilingües son capaces de diferenciar las dos lenguas y usarlas sin confusión desde antes del año de edad (e.g., Bosch & Sebastián-Gallés, 2001; De Houwer, Bornstein, & De Coster, 2006). Es conveniente recordar que lo que conocemos como cambio de código (“code switching”), donde se mezclan en un mismo turno las dos lenguas (e.g., I want [quiero] café), es un proceso natural, que niños y adultos usan, y no indica confusión lingüística.

Cuando hablamos de bilingüismo y pérdida auditiva hay muchas variables a tener en cuenta: tipo de pérdida auditiva, de amplificación, lenguas a aprender, cantidad de exposición a las lenguas, el tipo de lengua, la lengua mayoritaria, la lengua de escolarización, etcétera. Además, es imprescindible conocer la diferencia entre los conceptos de capacidad y competencia lingüística, los cuales son en ocasiones confundidos y la base de muchas falsas creencias que afectan al bilingüismo. Capacidad lingüística se refiere a la integridad del sistema para aprender una lengua. Es decir, que un niño puede o no tener la capacidad de aprender una lengua oral, pero es seguro que, si tiene la capacidad de aprender una lengua, tendrá la capacidad de aprender una segunda lengua si recibe la exposición necesaria. Competencia lingüística se refiere a cómo el niño es capaz de entender y usar las lenguas que conoce. El nivel de competencia lingüística alcanzado por un niño también depende de la cantidad de exposición que tenga a una determinada lengua. Por lo tanto, cuando un niño muestra competencia en una lengua oral, podemos decir que tiene la capacidad de aprender una lengua y que tendrá la capacidad de aprender otra si está expuesto a ella. Pero, ¿cómo podemos saber si un bebé con pérdida auditiva que todavía no muestra competencia lingüística será capaz de aprender una segunda lengua? O incluso, ¿una primera lengua? La respuesta a esta pregunta es bastante compleja. Aunque existen predictores tempranos de lenguaje (vean la entrada pérdida auditiva en la infancia), todavía hoy no podemos responder a esa pregunta.

La decisión sobre si un niño con pérdida auditiva debe o no ser expuesto a dos lenguas desde el nacimiento tiene que ser tomada por la familia. Un factor importante a tener en cuenta es si el bilingüismo es natural en la familia o no, es decir, si los padres hablan una lengua distinta a la que se habla en el lugar donde viven o los padres hablan lenguas nativas distintas. Sabemos que lo más beneficioso para la relación entre padres e hijos y para el desarrollo del lenguaje en los niños es que los padres hablen a los niños en su lengua materna (e.g., Kohnert et al., 2005). Además, para conseguir que un niño sea bilingüe (entienda y use las dos lenguas) tenemos que asegurar que el niño tenga suficiente exposición a las dos lenguas. Una exposición a una segunda lengua en torno al 20% del tiempo hará que los niños entiendan algunas palabras pero no hará que los niños usen la lengua expresivamente (Pearson, Fernández, & Oller, 1993).

En el caso de los niños con pérdida auditiva, necesitaremos asegurar una apropiada programación de los audífonos e implantes así como terapia en las dos lenguas siempre que sea posible (McDaniel, Benítez-Barrera, Soares, Vargas, & Camarata, 2018). La mayoría de los estudios sobre pérdida auditiva y bilingüismo con los que contamos a día de hoy son estudios de caso, es decir que se describen los resultados en las dos lenguas orales de niños con pérdida auditiva, pero no se describen los procesos de aprendizaje o servicios que estos niños han recibido para llegar a aprender las dos lenguas. Los estudios de Bunta and Douglas (2013) y MacDaniel y colaboradores describen dos tipos de intervención exitosa para niños bilingües con pérdida auditiva en edad escolar. Sin embargo, todavía se necesitan mas estudios que describan el tipo de intervención que los niños con pérdida auditiva necesitan para desarrollar dos lenguas de forma simultánea.

 

Referencias

Bosch, L., & Sebastián-Gallés, N. (2001). Evidence of Early Language Discrimination Abilities in Infants From Bilingual Environments. Infancy, 2(1), 29–49. https://doi.org/10.1207/S15327078IN0201_3

Bunta, F., & Douglas, M. (2013). The effects of dual-language support on the language skills of bilingual children with hearing loss who use listening devices relative to their monolingual peers. Language, Speech, and Hearing Services in Schools, 44(3), 281–290.

De Houwer, A., Bornstein, M. H., & De Coster, S. (2006). Early understanding of two words for the same thing: A CDI study of lexical comprehension in infant bilinguals. International Journal of Bilingualism, 10(3), 331–347. https://doi.org/10.1177/13670069060100030401

Francis, A. L., & Ho, D. W. L. (2003). Case Report: Acquisition of three spoken languages by a child with a cochlear implant. Cochlear Implants International, 4(1), 31–44. https://doi.org/10.1179/cim.2003.4.1.31

Guiberson, M. (2014). Bilingual skills of deaf/hard of hearing children from Spain. Cochlear Implants International, 15(2), 87–92. https://doi.org/10.1179/1754762813Y.0000000058

Kohnert, K., Yim, D., Nett, K., Kan, P. F., & Duran, L. (2005). Intervention with linguistically diverse preschool children: A focus on developing home language (s). Language, Speech, and Hearing Services in Schools, 36(3), 251–263.

McDaniel, J., Benítez-Barrera, C. R., Soares, A. C., Vargas, A., & Camarata, S. (2018). Bilingual Versus Monolingual Vocabulary Instruction for Bilingual Children with Hearing Loss. The Journal of Deaf Studies and Deaf Education. https://doi.org/10.1093/deafed/eny042

McConkey Robbins, A., Green, J. E., & Waltzman, S. B. (2004). Bilingual Oral Language Proficiency in Children With Cochlear Implants. Archives of Otolaryngology–Head & Neck Surgery, 130(5), 644. https://doi.org/10.1001/archotol.130.5.644

Pearson, B. Z., Fernández, S. C., & Oller, D. K. (1993). Lexical development in bilingual infants and toddlers: Comparison to monolingual norms. Language Learning, 43(1), 93–120.

Saville-Troike, M. (1988). Private speech: Evidence for second language learning strategies during the ‘silent’period. Journal of Child Language, 15(3), 567–590.

Teschendorf, M., Janeschik, S., Bagus, H., Lang, S., & Arweiler-Harbeck, D. (2011). Speech Development After Cochlear Implantation in Children From Bilingual Homes: Otology & Neurotology, 32(2), 229–235. https://doi.org/10.1097/MAO.0b013e318204ac1b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: