Revisión narrativa

Como ya hemos comentado en multitud de ocasiones, nuestra práctica clínica debe estar siempre basada en la evidencia científica. Para ello, la investigación debe ir generando conocimiento de forma metódica y sistemática a través de múltiples estudios revisados por pares. De esta manera, se consigue ir guiando la práctica profesional, facilitando la toma de decisiones clínicas contrastadas por la ciencia.

Sin embargo, la gran cantidad de estudios que pueden llegar a generarse acerca de una misma temática pueden ser imposibles de manejar por una sola persona trabajando en la clínica. Para solucionar este problema, existen herramientas que permiten juntar, resumir y evaluar de forma crítica los hallazgos de múltiples estudios. De esta manera, los científicos pueden analizar la validez y utilidad de un determinado tratamiento o práctica clínica en su conjunto. Este trabajo de compilación y análisis de datos de múltiples estudios es lo que conocemos como artículo de revisión.

En este blog ya hemos explicado el concepto de revisión sistemática. A modo de resumen, diremos que las revisiones sistemáticas son artículos de síntesis de la evidencia disponible acerca de un determinado tema o tratamiento. En ellas se analizan exhaustivamente aspectos tanto cualitativos como cuantitativos de múltiples estudios revisados por pares, los cuales comparten la misma pregunta de investigación. Las revisiones sistemáticas incluyen además generalmente un análisis estadístico de los datos, el cual conocemos como meta-análisis.

Sin embargo, en el ámbito científico existe otro tipo de revisión, la cual denominamos “revisión narrativa”. La revisión narrativa tiene un estilo y objetivos distintos a la revisión sistemática. En la revisión narrativa también se recopila, analiza, sintetiza y discute la información publicada sobre un tema. Sin embargo, en ellas no se realiza un análisis cuantitativo de los datos y los estudios analizados no tienen porqué compartir la misma pregunta de investigación. Dada su naturaleza, en estas revisiones narrativas se analizan temáticas mas amplias y en ellas el autor o autores se posicionan o dan su opinión (apoyándose en los estudios analizados) acerca de una posible controversia o debate que exista en torno a la temática analizada. Por lo tanto, el objetivo de las revisiones narrativas es examinar la bibliografía publicada y situarla en cierta perspectiva, pero siempre condicionada al sesgo del autor o autores. Por lo tanto, este tipo de revisiones no cumplen con el suficiente rigor como para tomar decisiones clínicas en base ellas. Sin embargo, son útiles para generar debate, discutir posiciones entre científicos, generar preguntas de investigación y en definitiva, hacer avanzar el conocimiento científico.

En resumen, a la hora de encontrar información acerca de un tratamiento o área clínica que nos interese deberemos siempre acudir a revisiones de la literatura. Las revisiones narrativas nos permitirán tomar el pulso de la situación o del debate existente en la comunidad científica acerca de un determinado tema. Sin embargo, su bajo nivel de evidencia, no nos permitirá tomar decisiones clínicas en base a ellas. Para tomar este tipo de decisiones, deberemos acudir siempre a revisiones sistemáticas. De esta manera, evitaremos caer en poner en práctica las dañinas pseudo-terapias. Es decir, terapias o tratamientos no avalados por la evidencia científica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: