TRASTORNOS DEL PROCESAMIENTO AUDITIVO CENTRAL INFANTIL ¿CUÁL ES SU EVIDENCIA?

Por Cristian Aedo


D. Cristian Aedo Sánchez es tecnólogo médico mención otorrinolaringología, master en neurociencias de la Universidad de Chile y alumno del doctorado en neurociencias de la Universidad de Salamanca. Cristian ha trabajado en los laboratorios de los Drs. Luis Robles, Paul H. Delano y Manuel S. Malmierca y actualmente es académico del Departamento de tecnología médica de la Universidad de Chile.

Es muy frecuente que, tanto adultos como niños, relaten alguna dificultad en la compresión del lenguaje hablado (principalmente en presencia de ruido de fondo), teniendo umbrales auditivos normales. Estas alteraciones están ampliamente descritas en la literatura internacional, denominándose ‘’trastornos del procesamiento auditivo central’’. En el año 1996, la Asociación americana de habla y audición ASHA, por sus siglas en inglés, definió el procesamiento auditivo central como ‘’aquellos procesos y mecanismos auditivos responsables de los fenómenos de localización y lateralización del sonido, discriminación auditiva, resolución temporal auditiva, desempeño auditivo frente a señales acústicas competitivas y desempeño auditivo frente a condiciones de degradación de la señal acústica’’ (Cañete, 2006).
Si bien se ha descrito los trastornos del procesamiento auditivo central en sujetos presbiacúsicos o en pacientes con daño neurológico, fundamentalmente han sido niños con dificultades en el proceso de escuchar (con audición normal) quienes más han sido diagnosticados por audiólogos, logopedas y otorrinolaringólogos en hospitales o centros clínicos. Sin embargo, el comité editorial de la revista Ear and Hearing (una de las más prestigiosas en el campo de la audiología), ha decidido no aceptar futuras publicaciones que asuman a los trastornos del procesamiento auditivo central en niños como un único diagnóstico en relación a las alteraciones del desarrollo auditivo, ya que no existiría evidencia clara al respecto (Ryals, 2018)


Una revisión sistemática entre los años 1954 y 2015, comparó el rendimiento en pruebas auditivas electrofisiológicas y conductuales de niños diagnosticados con trastornos del procesamiento auditivo central versus niños con alteraciones comportamentales (dislexia, trastornos por déficit de atención e hiperactividad, trastornos específicos del lenguaje y trastornos de aprendizaje). Este estudió no encontró diferencias significativas en los resultados de las pruebas auditivas entre niños diagnosticados con trastorno del procesamiento auditivo central y niños con otros trastornos (de Wit et al., 2018). De este estudio podemos inferir que los niños con trastorno del procesamiento auditivo central tendrían las mismas características conductuales que los niños con ciertas alteraciones comportamentales, haciendo indistinguible la condición del trastorno del procesamiento auditivo central como causa primaria y específica en relación a los otros trastornos comportamentales infantiles. En otro estudio retrospectivo de 1.153 niños con diagnóstico del trastorno del procesamiento auditivo central del Hospital infantil de Cincinnati (EE.UU), Moore y colaboradores (2017) reportaron que la gran mayoría de la población infantil evaluada tenía asociados otros trastornos como dislexia, trastornos cognitivos o alteraciones en el desarrollo del lenguaje (Moore et al., 2017).

Este estudió no encontró diferencias significativas en los resultados de las pruebas auditivas entre niños diagnosticados con trastorno del procesamiento auditivo central y niños con otros trastornos (de Wit et al., 2018)

Es muy deseable que existan equipos multidisciplinarios de trabajo que aborden con distintas miradas lo que actualmente estamos considerando exclusivamente como trastornos del procesamiento auditivo central en niños.


Tanto otorrinolaringólogos como audiólogos o logopedas, deberían tener en cuenta estas consideraciones para futuros diagnósticos y tratamientos en la población infantil que presente umbrales auditivos normales y dificultades en el proceso de escuchar. Por otro lado debería realizarse un exhaustivo diagnóstico diferencial con otras condiciones que pudiesen provocar alteraciones en la comprensión del lenguaje hablado en presencia de ruido de fondo, como por ejemplo la neuropatía auditiva. Finalmente es muy deseable que existan equipos multidisciplinarios de trabajo que aborden con distintas miradas lo que actualmente estamos considerando exclusivamente como trastornos del procesamiento auditivo central en niños.


Referencias

Cañete, O. (2006). Desorden del procesamiento auditivo central (DPAC). Revista de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, 66(3), 263-273.

Ryals, B. M. (2018). Ear and hearing mission and publication standards. Ear and Hearing, 39(4), 615-616.

de Wit, E., van Dijk, P., Hanekamp, S., Visser-Bochane, M. I., Steenbergen, B., van der Schans, C. P., & Luinge, M. R. (2018). Same or different: the overlap between children with auditory processing disorders and children with other developmental disorders a systematic review. Ear and Hearing, 39(1), 1-19.

Moore, D. R., Sieswerda, S. L., Grainger, M. M., Bowling, A., Smith, N., Perdew, A., … & Lin, L. (2018). Referral and Diagnosis of Developmental Auditory Processing Disorder in a Large, United States Hospital-Based Audiology Service. Journal of the American Academy of Audiology, 29(5), 364-377.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: